Enfermedades del sistema urinario

Si no se cuida adecuadamente tu sistema urinario, hidratándolo correctamente y manteniendo una excelente higiene de los órganos genitales, es probable que a la larga puedas presentar ciertas molestias.

Algunas de las enfermedades del aparato renal más frecuentes son:

Enfermedades del sistema urinario

Cistitis

Es una enfermedad netamente bacteriana y consiste en una inflamación de la vejiga.

Los principales síntomas son unas constantes ganas de orinar en las cuales sientes que no lograste desocupar adecuadamente tu vejiga; en muchos casos las personas sienten molestias al momento de orinar, como ardor.

También la orina puede tornarse de color rosado al venir acompañada con sangre.

Si la enfermedad es causada por bacterias, el tratamiento adecuado consiste en el suministro de antibióticos.

Uretritis

Esta enfermedad es más frecuente en hombres que en mujeres y su origen se debe a la proliferación desmesurada de bacterias.

La uretritis es una inflamación de la uretra que genera un fuerte dolor a la hora de orinar y, en el caso de los hombres, al momento de tener una erección y eyacular.

El tratamiento de esta enfermedad es variado, depende de la gravedad de la misma, se cura básicamente mediante el uso de antibióticos. si la situación es grave, lo más conveniente es que el enfermo reciba tratamiento endovenoso.

Cálculos renales

Esta es una de las enfermedades más frecuentes del sistema urinario, se originan por la acumulación de minerales de diversos tipos.

Estos empiezan a solidificarse formando cristales. Si la persona no se somete a tratamiento, lo más probable es que los estos cristales se conviertan en cálculos. Por lo general estas “piedras” se alojan en los riñones obstruyéndolos, pero el fluyo de la orina puede hacer que se desplacen.

Los cálculos de mayor tamaño, pueden causar daños en los uréteres al descender, estos por lo general son extirpados o cauterizados con láser.

No obstante, si los cálculos no son muy grandes pueden ser expulsados de forma natural a través de la orina. Este procedimiento suele ser doloroso, ya que el cálculo muchas veces es puntiforme y va rompiendo las paredes del tracto en su camino.

El principal síntoma es conocido por el nombre de “cólico nefrítico”. El paciente presenta un fuerte dolor en el área abdominal que viene acompañado de fuertes nauseas, fiebre y constantes ganas de orinar.

El tratamiento para los cálculos renales es por lo general es el incremento en el consumo de agua, las personas deben tomar hasta 3 litros de agua diarios para poder disolver o expulsar los cálculos. De la misma manera, también es bueno beber cítricos y consumir vegetales.


Deja un comentario

contador de visitas